Hace un tiempo escribí un post titulado “Llamamiento a la responsabilidad digital” en el que explicaba el peligroso e irresponsable comportamiento, que a veces podían llegar a tener en la red muchas personas que en su vida real son de lo más cautas y coherentes.

En relación con esto, ayer encontré un vídeo en el que un mago va descubriendo diferentes aspectos de la vida de varias personas que, atónitas, no pueden entender cómo sabe tanto de ellas… ¿pero realmente es tan difícil llegar a conocer algunos detalles de la vida de otros cuando dejan gran parte de su rastro en Internet?

Mejor vean el vídeo y graben a fuego esta frase en su memoria: un perfil público y abierto en Facebook, es cómo dejar abiertas las puertas de nuestra casa.