Jasp

El blog de Raúl Ordóñez

Etiqueta: facebook (Página 1 de 3)

5 preguntas clave después de la compra de Whatsapp por parte de Facebook

Después del bombazo informativo de ayer, en lo que sin duda es (y será) la noticia tecnológica del año, y que convierte, de facto, a todos los trabajadores de WhatsApp en multimillonarios, quedan ahora una serie de preguntas clave por resolver en torno a la operación y el futuro del servicio estrella de mensajería instantánea:

  1. ¿Seguirá siendo Whatsapp una plataforma autónoma como lo han seguido siendo por ejemplo Instagram tras la compra de Facebook o Flickr tras la compra de Yahoo, o por el contrario se integrará dentro de Facebook como sistema de mensajería principal?
  2. ¿Variaría el modelo de negocio de suscripción anual de WhatsApp o empezaremos a ver publicidad en el servicio?
  3. Por el mismo dinero por el que ha comprado Whatsapp, Facebook podría haberse hecho Twitter. ¿Acaso piensa Zuckerberg que el futuro pasa por Whatsapp y no por Twitter? (También existe la posibilidad de que lo intentaran pero Twitter no quisiera cerrar la operación…)
  4. ¿Seguirá siendo WhatsApp el “bar de moda” o por el contrario la operación afectará a la cuota de mercado y muchos usuarios abandonarán el servicio migrando a competidores como “Telegram”?
  5. ¿Tendremos por fin versión de escritorio de WhatsApp?

Las respuestas, próximamente en sus pantallas.

Los cinco tipos de usuarios de Facebook

Usuario_fb

Queridos amigos, de un tiempo a esta parte abundan los artículos e infografías que presentan distintas tipologías de usuarios de la fauna internetera.

Es fácil encontrar clasificaciones de blogueros, de tuiteros, de usuarios de YouTube… e incluso de instagramers. Sin embargo, a pesar de su popularidad, poco se ha hablado aún sobre Facebook y creo que puede ser un buen momento para radiografiar el comportamiento de los usuarios que forman parte de esta red social.

El análisis me ha llevado a localizar principalmente 5 tipos:

  1. El observador. Permanece en silencio; no hace clic en ningún “Me gusta”, no comenta, no comparte, no participa… Sin embargo, se puede llegar a conectar hasta varias veces al día para estar muy atento a lo que sucede en El Gran Hermano y no perder detalle del movimiento de cada uno de sus contactos. Sabrás identificarlo porque cuando coincidas con él (o ella) en el mundo real, tendrá algún momento de despiste en el que comente algo así como “Ahh, sí, lo vi en tu Facebook”.
  2. El tuitero. Conectado o no con su cuenta de twitter, el timeline de este tipo de usuario es un auténtico hervidero. No para de producir contenido, de publicar enlaces y compartir otros; especialmente “se gusta” cuando son propios y no duda en realizar recomendaciones tecnológicas cual gurú digital entre sus contactos más analógicos. Es un auténtico coñazo.
  3. El etiquetador. Especialista en el ámbito multimedia, la obsesión principal de este tipo de usuario es etiquetar todo lo que se menea, sobre todo si la foto es comprometida o subidita de tono. Te puede arruinar la vida.
  4. El filósofo y poeta. Su afición es compartir imágenes de bosques, duendes, unicornios, lagos, y todo aquello que huela a Eau de Rosas. Normalmente las creatividades vienen acompañadas de una frase o cita existencial con la que no sabes si reir o llorar. Este usuario pomposo, puede derivar, según los casos, a una subtipología denominada “coleccionista de amigos”, cuyo principal objetivo es sumar contactos hasta llegar a los famosos 5.000 en los que Facebook corta el grifo.
  5. La madre. Tu particular bot fraternal. Le da a “Me gusta” y comparte absolutamente todo lo que publicas. En una fase 2 también comienza a hacerlo con el perfil de tus mejores amigos y en una fase 3 incluso será capaz de publicar fotos de cuando eras pequeño y te ponían pantalones de campana. No te equivoques ni te enfades con ella porque supuesto es tu contacto más fiel y el que más te quiere.

¿Y tú, con qué tipo de usuario te identificas?

El día que Facebook dejó de ser red social para pasar a ser medio social

nuevo_facebook

El día que Facebook dejó de ser red social para pasar a ser medio social no ha llegado pero está a punto de hacerlo.

Mark Zuckerberg acaba de presentar las bases de lo que será una de las renovaciones más importantes de la plataforma desde su nacimiento hace ya casi una década.

Los cambios vienen tanto por fuera, como por dentro y abordan el centro neurálgico del servicio, esto es, el famoso timeline o newsfeed. Podrían resumirse en los siguientes:

  • Mejora de la sección noticias: limpieza general y menos sobrecarga de información
  • Aumento considerable del tamaño de las fotografías
  • Extractos de los artículos compartidos por nuestros amigos
  • Mejor organización de sección noticias, amigos, personas y páginas a las que sigues
  • Integración y unificación completa de las versiones web y móvil

Y como una imagen vale más que mil palabras, aquí va un vídeo que resume muy bien esta nueva filosofía:

Con más de mil millones de usuarios activos en todo el planeta (cerca de 20 millones en nuestro país) Facebook cuenta con un enorme poder en sus manos. Muchas de estas personas lo primero que hacen al despertarse no es mirar un periódico o encender la televisión, sino abrir su Facebook y ver lo que ocurre en su muro.

Hasta ahora, la plataforma se había comportado como una red social en sentido puro, potenciando únicamente las relaciones con nuestros amigos y las experiencias. Por supuesto, no va a renunciar a ello, pero ahora además, por fin es consciente del valor que tiene la agregación y con un simple cambio en su diseño, va a potenciar mucho más la presentación y la selección de contenidos, con las correspondientes consecuencias (positivas) en el engagement y la publicidad.

Un simple matiz que puede pasar desapercibido, pero que sin embargo significa la mayoría de edad de la plataforma. El día que Facebook dejó de ser una simple red social para convertirse también en una plataforma de consumo de información. En un medio social.

Por cierto que si queréis ser de los primeros en poder disfrutar del nuevo Facebook, podéis solicitarlo desde aquí.

Facebook humaniza las búsquedas

facebook

Muchos eran los que esperaban durante la tarde de ayer un anuncio importante por parte del responsable de la mayor red social del mundo. Los rumores hablaban de un posible teléfono marca “Facebook” que pudiese enchufar a la compañía de lleno en el mercado de las telecomunicaciones.

Se equivocaban. Al menos de momento, porque lo que Mark Zuckerberg vino a presentar en la rueda de prensa que ofreció en su cuartel general de Palo Alto, en California, fue el tercer gran pilar sobre el que pivotará de ahora en adelante toda la plataforma: Graph Search.

«Graph Search» es un súper buscador que trabaja en «la exploración de nuevas conexiones».

Con lo de nuevas conexiones Zuckerberg se refiere a dar un paso más allá del tradicional modelo de búsqueda de páginas webs implantado por Google y basado en su famoso algoritmo convirtiéndolas en algo mucho más humano.

Para que os hagáis una idea, con esta nueva herramienta podremos por ejemplo buscar “Abogados en Lugo que sean amigos de uno de mis contactos”, “Restaurantes en Jaén que les guste a contactos que vivan en Córdoba”, “Gente a la que le guste practicar el running en Madrid” o “parques de atracciones que hayan visitado mis amigos”. El siguiente vídeo lo explica perfectamente:

Y pensándolo bien, tiene todo el sentido del mundo que una plataforma tan gigantesca como esta, con más de 1.000 millones de usuarios activos en todo el planeta (unos 20 millones en nuestro país), pueda cruzar, filtrar y presentar toda esta información a su gusto. Una bofetada al sistema tradicional “Google”, que aunque sigue centrando esfuerzos en potenciar su tardía red Google+, ve como Facebook acapara el mayor tiempo de la actividad de los usuarios cuando se conectan y se puede permitir el lujo de montar un buscador de relaciones personales con el infinito inventario de datos y encima, cerrado y privado.

Ni que decir tiene que las posibilidades publicitarias de este nuevo modelo son infinitas, permitiendo promocionar productos y servicios de una forma mucho más natural que la simple publicidad contextual. Ahora la pelota está en el tejado de los anunciantes, que deben ajustar sus acciones a esta nueva realidad y conciliar con Facebook las siempre controvertidas condiciones de privacidad.

El primer anuncio que Facebook ha creado para Televisión

El primer anuncio que Facebook ha creado para Televisión llega en el momento en el que la plataforma supera los mil millones de usuarios activos en todo el mundo (más de 17 millones en nuestro país).

Marketing emocional, para crear afinidad hacia la marca y recordarnos, de paso, que el servicio no ofrece sino una digitalización de las relaciones personales que mantenemos en el mundo real. Me quedo con la frase: Facebook es como las sillas.

Twitter se inunda de un sentimiento “hatebook” y eso no es bueno para nadie

Vaya por delante que soy un acérrimo defensor de Twitter, por encima de cualquier otra herramienta como baluarte de la comunicación online entre personas, empresas y entidades y que, además, el compi Antonio Ortiz, con el que guardo muy buena relación, me parece uno de los grandes nombres, por méritos propios, de la red en nuestro país y todo un referente a la hora de alumbrarnos hacia dónde discurrirá el futuro digital en los próximos años.

Precisamente por eso me ha extrañado mucho su último post, titulado “Facebook se está llenando de memes… y esto es una muy mala noticia para Facebook“, en el que de forma poco ortodoxa critica los derroteros que está tomando la plataforma, especialmente en relación a los contenidos aportados por los usuarios.

Según Antonio, “cada vez más nuestros contactos en Facebook lo que comparten son memes de internet” y esto es en su opinión “una mala noticia porque es síntoma de que ha fracasado en compaginar un servicio basado en las relaciones personales con la vertiente orientada a los intereses“. También asegura que “Facebook sigue siendo percibido como un servicio de redes sociales para charlar con los amigos en un contexto de ocio. Y lo apropiado, dentro de ese contexto, es compartir chorradas banales para hacer reír (o hacerme el gracioso)” y concluye con un post decididamente condenatorio a la plataforma de Zuckerberg: Creo que mi uso de Facebook se puede resumir en “vídeos que me averguenza poner en el blog o Twitter”.

Realmente esta visión que plantea Antonio de la plataforma no solo me parece excesivamente simplista, sino también sesgada probablemente en base a su propia experiencia personal (uso) o al círculo de contactos que mantenga en esa red. No hay más que echar un vistazo a la historia, a los datos y sobre todo a las innumerables experiencias de personas y empresas, para entender que este ecosistema es mucho más rico, completo y complejo y nadie duda hoy en día que su influencia sobre la comunicación en la sociedad moderna ha marcado un antes y un después.

No debemos que olvidar algunas cuestiones básicas que ratifican lo anterior como que:

Con este increíble volumen de usuarios y actividad a cada segundo, es fácil entender que Facebook se consolida como un universo amplio y heterogéneo, en el que hay cabida a todo tipo de usos y contenidos, más allá de las bromas, o lo memes (que también las hay en Twitter, Google+ y otras redes). De hecho, como cualquier otra herramienta, Facebook no es buena o mala per se, sino que su uso determina su utilidad y me temo que 800 millones de almas en el mundo no pueden estar equivocadas.

Tampoco podemos olvidar la propia esencia y el funcionamiento de Facebook, una red social en sentido estricto, donde para compartir contenidos es necesario que exista bidireccionalidad en las relaciones (tu me sigues y yo te sigo) y que por tanto establece lazos fundamentalmente familiares y de amistad, con las consecuencias que eso tiene sobre el tipo de contenido que se comparte. Twitter da una vuelta de tuerca a este concepto y se consolida como una red de información con tintes sociales, en la que no es condición sine qua non dicha bidireccionalidad, favoreciendo más las relaciones y contactos profesionales y los fines informativos. Ambos sistemas pueden convivir en perfecta armonía.

Y que conste que es fácil caer en la tentación; a muchos de los que defendemos a capa y espada Twitter, nos invade en ocasiones el sentimiento de superioridad, aquel que reza lo de “el que vale vale y el que no, a Facebook“, aquel por el cual pensamos que solo en el servicio del pajarito es donde realmente se comparte contenido de calidad y es la red que mueve el mundo, pero sinceramente, creo que no debemos llevar estos pensamientos al extremo.

No debemos menospreciar Facebook, ni su potencial y sobre todo valorar que, gracias a algunas plataformas como esta, muchas personas comienzan a descubrir las redes sociales, a consumir información de otro modo más allá de los medios tradicionales y, como anticipaba el profético manifiesto Cluetrain hace más de diez años, a comunicarse como nunca antes lo hubiesen imaginado.

Página 1 de 3

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén